Maldita ley mordaza de mierda!!!!!!

ley-mordaza

Disculpen que el título de este post sea tan “enérgico”, pero ciertamente, nunca había escrito tan condenadamente ARRECHA en toda mi vida…
Me acaban de multar con 600 mil bolos por hablar de sexo en mi programa de radio!!!!!!

Ya nos habían advertido que la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión traería problemas pero de verdad que nunca pensé que yo sería una de las locutoras afectadas tan directamente.

El proyecto de la ley ya me parecía un bodrio con su portada con cara de niños felices y madres sonrientes, supuestamente complacidas por “proteger” a sus retoñitos de las fauces devoradoras de los medios de comunicación.

Supe que era una herramienta para meter chavistas y apoyar medios comunitarios cuando leí el capítulo del anteproyecto que dictaminaba que los productores nacionales independientes no podían ser trabajadores de medios. Ni siquiera relacionados hasta cuarto grado de consanguinidad y tercero de afinidad!!!!!
Coño!!! O sea, que si mi papá es locutor y trabaja en Radio Nacional, ¿yo no puedo ser productor nacional independiente???? Que porquería!!

En fin, al final se modificó un poco eso… pero igual nos jodieron con otras tantas cosas…

La palabra Publicidad: Dios!!! ¿de verdad hace falta decir que lo que se va a anunciar a continuación es publicidad? ¿con qué objeto?.
La ley dice que la idea es proteger al público de la confusión. Es decir, el venezolano promedio (y no promedio) quizás no esté en capacidad de discernir si lo que está viendo es un programa o es un anuncio comercial.
So what?
En términos publicitarios (mi profesión, dicho sea de paso) están echando por la borda dos herramientas importantísimas de la publicidad que se usan a nivel internacional y son sumamente efectivas:
El Product Placement (colocación de un producto como parte de la escenografía de un programa, trama de una novela o parte del contenido normal de un espacio). No sé si recuerdan que antes los protagonistas de RCTV leían el Diario de Caracas en las novelas o hacían arepas con Harina Juana… era eso: una publicidad inserta en el desarrollo del programa como tal.
Infomerciales: la idea de de estos programas comerciales es PRECISAMENTE que parezcan espacios normales, es decir, que la gente se siente a verlos como cualquier espacio de TV… ¿cuál es el problema?
Pues resulta que no, los infomerciales deben estar identificados con la palabra Publicidad (lo cual fue una ladilla para mí porque tuve que cambiar todos mis comerciales e insertarles el lettering “Publicidad”) y no deben pasar de cierto tiempo de duración además…
Por cierto, nos acaban de devolver un comercial de ropa interior porque “muestran gente semi-desnuda”. Pero claro!!! Si es un comercial de pantaletas, por el amor de Dios!!!

El control del tiempo al aire: No sé en otras estaciones, pero en la que me tocó a mí, hay un estricto control del tiempo al aire que no deja desarrollar para nada las ideas, mucho menos las entrevistas.
Me he quedado con una serie de personalidades guindando porque “no hay tiempo” para seguir hablando (no importa si la entrevista está buena). Actrices, actores, músicos de renombre, chefs, deportistas y un sinfín de gente que tiene algo interesante que decir pero lamentablemente la ley no nos permite un tiempo mayor al aire… así que hay que despedirlos con una sonrisa fingida y prometer que la invitación se repetirá … “tú sabes, para que hablemos con más caaaaalmaaaa”.

Hablar de sexo: Bueno, yo tenía el privilegio de contar con una sexólogo en mi espacio que, dentro de todo, era muy comedida. Antes de la ley, hablábamos sin tapujos y ciertamente, era uno de los segmentos más escuchados.
Después de la ley, fuimos suavizando el tono porque debíamos inclinarnos hacia la orientación sexual del niño y el adolescente.
No podíamos decir palabras como: preservativo, pene, vagina o incluso SEXO, de manera que tocábamos temas como la formación del niño en su género, como afrontar preguntas precoces, el seguimiento de modelos sexuales en el hogar, etc.
Finalmente, la sección desapareció hace unas tres semanas PREVIENDO cualquier conflicto, aún cuando la doctora opinaba que a este país lo que le hacía falta era educación sexual y que la radio era una vía poderosa para hacerlo…

Pues hoy llega a la radio una multa de 600 mil bolívares generada por mis comentarios sobre sexo… y con ella, la etiqueta de REBELDE que el director de la radio me ha puesto en la frente.

Hay muchas otros detallitos que quisiera comentar sobre la ley pero esto se está poniendo demasiado largo…
Se suponía que la Ley Resorte no iba a ser una cacería de brujas, al contrario, de acuerdo con la portadita de los niños felices, iba a servir de instrumento para la correcta formación del la infancia venezolana y en consecuencia, para el crecimiento intelectual y moral del país.
Pero… ¿se está logrando eso realmente? Si yo me callo la boca y no digo “condón” … ¿habrá menos embarazos adolescentes en Venezuela?
Que va… a esta abuelita disfrazada se le notan los colmillos y los pelos en la cara … a mí me sigue pareciendo el lobo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s