A pesar de haber sido partícipe durante varios años del más puro Halloween en mi infancia, con calabazas, velas, disfraces y el resonado grito «Trick or treat», ahora que lo veo por todas partes, me revuelve el estómago.
Odio las telarañas de mentira, las máscaras horrorosas, los esqueletos colgando, los murciélagos, las risas de bruja, los disfraces macabros, los maquillajes sangrientos y especialmente, odio que todo el mundo parezca alienado en un gringada ridícula que no tiene nada que ver con nosotros.
Odio el Halloween.

El consejo de Yoda

yoda

«Entrénate para desprenderte de

aquello que temes perder…»

Esas son las palabras que el maestro Yoda le dice a Anakin Skywalker en el episodio III cuando éste le confiesa su temor por perder a Padme.

Yo hasta ese momento no había entendido la disciplina que eso exige, pero reconozco el excelente consejo que representa.

Muchas veces, uno se empeña en engancharse en algo que no tiene resolución posible, que no funciona o que simplemente no conviene. Y aunque duela, hay que entrenarse para desprenderse de eso y seguir adelante con las oportunidades que sí valen la pena.

No quiero ponerme cursi recordando una frase trillada de tarjeta de amor pero la verdad es que hoy me vino a la cabeza sin más ni más:

«Si amas algo, déjalo libre. Si regresa es tuyo, sino, nunca lo fue»

Será…

Huele a Navidad

Este post quería hacerlo desde hace como tres semanas (finales de Septiembre) cuando pasaba por un centro comercial y noté que ya habían comenzado a poner la decoración navideña!!!!!!
«Dios! ya va… ¿en qué fecha estamos? Pero si ni siquiera es Octubre! ¿Navidad? ¿tan pronto?»
Me subo al carro y en cuestión de segundos sale la inconfundible voz de Neguito Borjas

Powered by Castpost
……
Luego de la bailadita correspondiente, el primer pensamiento fue de derrota: «Cónchale, ya se acabó el año y todavía me faltaron cosas por hacer…»

Después me detuve: «¿Cómo que se acabó el año, mija? Si todavía faltan tres meses!!!»
Pero la verdad es que la Navidad ya está instalada.
Y a mí me encanta esa época: poner el arbolito, adornar mi casa con luces, comer hallacas y pan de jamón, invitar a los amigos, los intercambios de regalos, la música navideña, la alegría de la gente y en especial, la compañía de mi familia.
Todos los años nos reunimos en Maracaibo a darnos un abrazo y ese momento es sublime para cualquiera que lleve nuestro apellido…
Los primos nos ponemos a bailar y a cantar las gaitas que desde chiquitos nos aprendimos…
..m.m.

Powered by Castpost
kjhkjhkjh

Y el olor a comida y a festividad nos llena de energía. Vemos fotos viejas, nos damos las gracias por algo importante que hayamos hecho durante el año, nos felicitamos por los logros, recordamos a los que ya no están, le damos la bienvenida a los nuevos bebés y pasamos la noche entre sonrisas y ojos aguados…
!Esa es para mí la magia de la Navidad!
Y aunque me haya sorprendido un poco su proximidad, ya la estoy disfrutando…
Aquí les dejo una canción que según mi abuela (que es más maracucha que una mandoca) tiene el ritmo tradicional verdadero de lo que es la gaita zuliana.
………

Powered by Castpost

llllllllllll
PD: Hablando de mandocas… me provocó una con mantequillita y queso rallado. Y ni hablar de un patacón. Diosssssssss!

Nostálgica de la música


Hace unos días fui a hacer un reportaje en uno de mis sitios favoritos: el Conservatorio de Música del estado Lara «Vicente Emilio Sojo».
Los que me conocen, saben que estudié allí unos tres años y luego tuve que retirarme por cuestiones de tiempo y ocupaciones.
Cada vez que vuelvo, me entra un deseo enorme de correr a la oficina de administración e inscribirme otra vez!
khkhkjhkj
Apenas piso el conservatorio y todo huele a música.
Se escucha un grupo haciendo escalas en el aula 1, otro que se enfrenta a la rítmica en el aula 3, se ven por todas partes niños que practican con su violín, con la flauta…
Están aquellos que se encierran en los cubículos de percusión o se estudian la teoría de Danhauser a ver si la armonía les entra finalmente en la cabeza…
Paso frente a mi antiguo cubículo de piano y siento que se me paraliza el corazón: alguien está estudiando los mismos ejercicios de Czerny y Bach que yo estudiaba…
Me acuerdo del nerviosismo de mi primer examen: una versión en piano del Himno a la Alegría de Beethoven… Ufffffff!!!! Saqué 16/20. Bueeeeeeee….
kjhkjhkjhk
Me hace una falta enorme estudiar música. Y eso que me dije a mí misma que iba a permanecer hasta poder tocar limpiamente el Vals No. 14 en MI menor de Chopin:

En mitad de mi recorrido nostálgico, mis profesores no tardan en aparecer y preguntar que cuándo vuelvo.
«Pronto, profe, pronto…»

Mi definición del amor…

Leyendo nuevamente a un escritor que mi papá siempre ha admirado, Leo Buscaglia, autor de libros como «Vivir, amar y aprender», «El otoño de Freddie la hoja», «Nacido para el amor» y otros, vine a encontrar la definición de AMOR que más me gusta…

«Amor es lo que te lleva delicadamente hacia tí mismo»
Hay momentos en que sientes que hay un rush de adrenalina que te roba la calma.
Estás lleno de estímulos que te envuelven y te marean como en un torbellino.
Pero siempre hay algo que cambia.
Si el amor llega, te das cuenta de que vuelves a tu elemento, que la tranquilidad te acompaña nuevamente.
Te descubres como el hijo de tus padres, como el niño que se enorgullecía de su uniforme nuevo, como el que reía inocente con los amigos, como el que se siente felíz con sólo jugar con el perro o se asombra con una luna llena grande y amarilla…
Cuando el amor te lleva delicadamente hacia tí mismo, sientes que vuelves a donde perteneces…
Inconscientemente dices: «Estoy en casa».

Nuestro primer encuentro..

Suena la brisa… y la playa afuera…
El mar me ofrece calma y al mismo tiempo me hace sentir sensual… deseada.
Es de noche y la luna llena que me regalaste ayer sigue mirándome e invitándome a tomarla como quiero que tú me tomes a mí….
Yo llevo un vestido blanco de algodón que me roza suavemente la piel.
No llevo ropa interior porque quiero que me descubras desnuda cuando empieces a acercarte. No has llegado aún pero tu presencia es infinita.
Tu olor está presente en mi cuerpo desde que te conocí y tu imagen da vueltas en mi cabeza cada segundo.
Estás aquí cuando imagino tus manos en mi cuerpo y tus labios en mi cuello.
Eres tan intenso! Inmersa en mis pensamientos, dejo de escuchar a mi alrededor. Y es irónico que abras la puerta y yo siga aún deseando que llegues, aún pensando en besarte con delicadeza en cuanto estés frente a mí… sigo imaginándote…

En la oleada de sensaciones que te recuerdan, me sorprenden tus manos…
Mi cuerpo se extraña de recibir caricias que no esperaban tan pronto… pero se calma, de alguna extraña manera, reconoce tu calor y la suavidad de tus dedos.

Estás aquí. Estoy feliz de tenerte cerca, pero no volteo a verte. Tu respiración en mi oído es la música más deliciosa que quiero escuchar…

Estoy de espaldas a ti, pero sé perfectamente que eres tú quien me hace sentir escalofríos por todo el cuerpo. Tus manos empiezan a explorarme, se funden con mi vestido blanco en una caricia fuerte que me transmite tus ganas.
Yo también te deseo, también quiero tocarte con fuerza y hacerte sentir que me muero por tenerte dentro de mi.

Besas mi cuello, mi espalda… incluso bajas un poquito más para seguir besando y más aún, mordiendo… tu deseo se vuelve animal…Y el mío también.
Siento que mi falda sube con tus manos y que tu boca comienza a mojar mi piel… no puedo más.
Giro mi cuerpo hacia ti, mostrando que mi humedad ha empezado a invitarte…

Comienzo a quitarte la ropa y veo que tu pecho es fuerte y tus brazos grandes… como para darme un abrazo inmenso y acogedor.
Hueles a hombre. Delicioso aroma que me va abriendo los sentidos…
Mis olores femeninos también te invaden y sientes que la fruta que has deseado todo el día, está servida para ti.

Me tomas en tus brazos y delicadamente me llevas a la cama… y allí recuerdas que te pedí que me besaras de abajo hacia arriba.
Mis pies tiemblan al sentir tus besos, cada uno de mis dedos recibe a tu boca como en una fiesta.
Toda la sensualidad que he guardado para ti se despierta y deja escapar un leve gemido cuando siento que tu lengua recorre mis piernas, que tu saliva cae sobre mis muslos y sigue subiendo.
Tus pequeños mordiscos me hacen sobresaltarme y desearte más… Mi vestido ya no existe, no sé en qué momento desapareció… lo cierto es que subiendo con malicia, llegas al sitio que he querido ofrecerte desde hace tanto tiempo…

Finalmente, pasa… mis piernas se abren para ti porque quieren sentir tu boca y tú quieres sentir que te he dado permiso de entrar en un sitio prohibido.
Tu lengua llega… húmeda, suave, hábil… y yo no puedo pensar. No tengo que hacerlo, sentir es lo único que logro hacer.

Vas tocando con tu lengua cada parte de mi vulva… sientes las formas irregulares de mis labios y en un intento por darme aún más placer… subes un poquito más para conocer mi clítoris…
Te he dicho antes que es mi punto clave para el orgasmo… así que hoy estás dispuesto a comprobarlo. Comienzas a lamer suavemente para ir explorando… pero mis ganas no se contienen. Con el primer contacto ya me arrancas un grito…

Sonríes al verme tan vulnerable, tan expuesta… y sigues avanzando… ahora quieres tomar mi clítoris con tus labios y chupar mi esencia…
Cierras los ojos y continúas disfrutando realmente de hacerme sentir tanto.
Sigues y sigues… tomando sorbos de mi excitación y haciéndome gritar como nunca…
Juegas a volverme loca con tu lengua y tus labios… hasta que sientes que mi cuerpo se estremece y se pone rígido… que un temblor comienza a nacer desde mis entrañas y que una explosión se adueña de mí, con un rostro que mezcla dolor y placer al mismo tiempo…
Mi orgasmo es tuyo. Es mi regalo para ti…

Mi sudor se hace presente, mis fluidos están corriendo por toda la cama…
Quiero hacerte sentir el mismo placer, quiero tenerte en mi boca y hacerte gritar en el más bello clímax..

Recuéstate… y cierra los ojos. Mis manos se encuentran con tu pene, fuerte, erecto, listo para disfrutar y ser disfrutado.
Tus jugos lo hacen resbaloso y esa sensación me encanta. Quiero beber de esa humedad y así sentirte mío…

Mi lengua lo encuentra finalmente y tu cuerpo exhala un suspiro de delicia.Estoy deleitándome con tus formas, tu olor y tu reacción…
Mi boca lo quiere todo para ella… y yo quiero abrazarte con mis labios y chuparte hasta que estalles de placer…
Tu cuerpo empieza a moverse, como queriendo entrar y salir… como adelantándose a lo que vendrá más tarde y yo me muevo a tu ritmo porque me siento en armonía contigo y tus ganas de sentir…

Cuando creo que casi estás llegando a la cúspide me detienes, tomas con suavidad mi rostro y me susurras «Quiero entrar… quiero entrar ya…»

Yo te doy un beso profundo, un beso donde nuestras bocas se entienden perfectamente y se expresan la pasión que hemos acumulado todo este tiempo…
Un beso fuerte, intenso, un beso de amor desmedido que hemos querido obsequiarnos desde el principio…

Ha llegado el momento… Acostada en la cama, me dispongo por fin a recibirte…
Tus manos separan mis piernas para abrirse paso hacia la gloria que ambos queremos.
Y así, como el hecho más hermoso de la Naturaleza, como el acto de fusión sublime entre hombre y mujer… me penetras.
Nuestras carnes se han unido… yo siento que me llenas toda, que nuestros cuerpos fueron hechos para encontrarse de esta manera tan perfecta.
Y con el calor y la excitación de sentirnos unidos, comenzamos a bailar un suave vaivén de amor.
Despacio… la sensación es demasiado fuerte… mis ojos se cierran y siento que tu piel está ardiendo…
Me pides más, te pido más. Me dices que te encanta estar en mí, yo digo que me encanta tenerte adentro…
Nuestras ganas van creciendo… mis caderas se mueven en círculos, nuestro ritmo aumenta… nuestras pieles piden más lujuria…
Ambos gritamos de placer, estamos nadando en una marea de sensaciones que nos absorbe todo el cuerpo… un remolino que nos envuelve a los dos y nos va a hacer explotar en cualquier momento.
Yo grito, tú gritas, siento en tu voz cortada que se acerca tu punto máximo y quiero estar atenta para verte…

Tus movimientos se salen de control, estás llegando…
Hasta que tus párpados se aprietan y tu cara se tensa, tu cuerpo se detiene para sentir con todas sus fuerzas tu divina eyaculación…
Es tu orgasmo… tu regalo para mí…

Permanecemos abrazados porque tanto calor no se pierde fácilmente y porque queremos estar el uno en el otro para siempre. Me besas y te beso. Me repites que me quieres…
Y yo, aún sin poder responder, te vuelvo a abrazar con ilusión, sintiendo que no quiero dejarte ir nunca.

Somos el uno para el otro y finalmente nos hemos encontrado…

CARPE DIEM

Hace un par de días ví mi película favorita: «La Sociedad de los Poetas Muertos».
A veces veo otras que me gustan y me hacen pensar «ahora esta es mi nueva película favorita…» pero cuando vuelvo a ver a mis poetas muertos, me confirmo a mí misma que esta es MI PELÍCULA y siempre lo será…
¿La razón? Tiene un mensaje hermosísimo que nunca se me borrará de la mente:
CARPE DIEM.
Se traduce como «aprovecha el día» (seize the day) y es un grito de batalla que te renueva el ánimo y te dice que la vida es sumamente valiosa y hay que vivirla sintiendo cada segundo con intensidad.
khkhkjkjhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhkjhk
jhajshddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd
Este film tiene la particularidad de mostrar que puede haber distintos puntos de vista y que, muchas veces, cuando estás ahogado en una situación, debes ver el panorama «desde arriba» y quizás con eso encuentres una solución que antes no habías percibido.
Tiene el corazón del educador de vocación, tiene la esencia de la amistad ingenua y finalmente tiene un mensaje de libertad de pensamiento que jamás debe ser cercenada.
Ojalá nuestros maestros enseñaran a ser «freethinkers» como Robin Williams le enseñaba a los alumnos de Welton.
kjhksajhkjhkjhkjhkjhkjhkjh
El eje central de la película se apoya sobre un fragmento de la poesía de Henry David Thoreau en su libro «Walden», que yo lo entiendo como un himno al hecho de vivir con pasión y entrega:

«Fui a los bosques porque quería vivir intensamente, extraer la médula de la vida, y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido»



Oratoria Inútil


Este sábado voy a dictar un taller sobre la comunicación verbal: oratoria, expresión corporal, proyección de la voz, manejo de público, etc.
Durante la preparación de esta charla, me doy cuenta de que todas estas herramientas no sirven de nada cuando uno va a hablarle a alguien que le mueve el piso.
A veces uno tiene encuentros en los que haber estudiado el arte de hablar no te impide balbucear cuatro tonterías y pensar «Dios… ¿cómo hago para coordinar mente y habla?»
!La oratoria se vuelve totalmente inútil!

Por ejemplo:

Proyección de la voz: Hablar en un tono fuerte y claro para escucharse con seguridad.

Pues bien, en el momento en que tus ojos ven a alguien especial, el tono de voz se pierde…
Comienzas a hablar bajito como si quisieras que sólo existieran ustedes dos en el mundo entero.
No sólo eso… es un tono de timidez, de vergüenza, de ganas de decir muchas cosas y no atreverse a decir ninguna…

Elocuencia: Al hablar en público, usted DEBE SABER qué es lo que va a decir y cómo lo va a decir.
Pero, frente a alguien que te importa mucho, la elocuencia es una idea extraña.
«Hola… eeeeehhhhh ¿como estas?» (gran derroche de dominio de la palabra)
«Pasaba por aquí… y bueno… esteeeeeee… qué calor, no?» (comentarios sobre el clima… por favor!)

Expresión corporal: Al hablar en público, la postura debe verse regia, bien plantada, hombros rectos, rostro altivo, espalda derecha.
Cuando hablas con alguien que te gusta mucho, las piernas te tiemblan, no sabes que hacer con las manos, las cosas que llevas se te caen y seguro, estás tan rígido como una tabla.

Respiración: Inhalar, llenar de aire sus pulmones y hablar con calma, exhalando con cada palabra, tranquilamente.
Imposible! En el momento en que tu persona especial aparece, el corazón empieza a latir a mil por hora y ya no sabes ni donde te quedan los pulmones… Inhalar? qué es eso?
Lo único que ruegas en tu mente es que no se te salga un suspiro …

kjhkhkjhkjhkjhk
Cierre: Al cerrar su exposición, usted debe hacerlo con una conclusión importante, comprendida por todos. Es su broche de oro.
Jajajajajajajjajaaaaaaaa!!!!! el cierre que uno espera en ese momento es que la otra persona lo invite a uno a salir o por lo menos diga «Yo te llamo»…
Pero broche de oro como tal… no creo. Quizás lo que se logre decir sea: «Fue bueno verte… estamos en contacto… cuídate» pero eso es un asco de cierre.
Puede salvarte el día el hecho de llevar un regalito (bendito sea el romanticismo, Diossss) y decir: «Te dejo este chocolate … «
Por lo menos!
lhlkhlkhlkhlkhl
De verdad que creer que uno se las sabe todas es absolutamente inútil.
Creo que voy a incluir ese apéndice en mi taller «Muchachos, si piensan que esto les ayudará a levantarse a alguien, están pelando…»
O a lo mejor sí ayuda, quién sabe…