El poderoso daño de un correo

Caí, simplemente caí.
Empecé a recibir correos de admiración, alabanzas, felicitaciones, piropos, etc. y me fueron envolviendo dulcemente…
Todo esto para enviarme luego «información» sobre la supuesta mala conducta de uno de mis mejores amigos quien, según este emisario anónimo (no podía faltar), se dedicaba a hablar mal de mí a mis espaldas, a decir que estaba conmigo sólo por interés laboral, que yo era una egoísta y un fastidio cuando contaba mis problemas emocionales, además de indicar que mi amigo tenía un sobrenombre ofensivo para conmigo.
Más aún tuvo la desfachatez de decir «Bella princesa, no sabes cuanto me indignó escuchar que tu amigo decía esas cosas horribles de ti, ¡qué falta de hombría!»
Debo confesar que al principio dudé.
Porque esta persona hizo descripciones tan específicas de situaciones que sólo son familiares para mis amigos y yo, que me pregunté si realmente mi compañero podía haber dicho algo como eso… Y mi reacción fue de desilusión y de molestia.
De hecho, no quería ni ver a mi amigo porque tenía ganas de insultarlo.
Luego, más calmada… me dije :
«Pero bueno, ¿no es tu amigo quien te ha acompañado en las buenas y en las malas??? ¿el que te ayuda siempre? ¿el que te acompaña a salir una noche de viernes o el que se pega contigo en el chat hasta la madrugada? ¿no es él el que te entiende y hace de cómplice en todas tus locuras??? ¿Vas a dudar de eso por un e-mail ANÓNIMO??? No me jodas»
Hurgando e investigando, sabemos ya que esta persona está cerca de nosotros, lee nuestros blogs, sabe nuestros correos, sabe donde trabajamos, donde vivimos (susto!) y cual es la relación estrecha que llevamos.
Me gustaría preguntarle cuál es su intención. ¿Por qué se empeña en hacer daño, en sembrar discordia? ¿Envidia? ¿Despecho? ¿Interés profesional? De verdad que no me lo explico.
Ocúpate de tus propios asuntos, remitente anónimo y por favor, déjanos en paz.
Como dirían mis primas y sus insultos sifrinos: «Métete en Google y búscate una vida, fracasado»

5 comentarios en “El poderoso daño de un correo

  1. Hola Andreina, hace tres post con el actual que escribo en tu blog. Pienso, creo y afirmo que aquella persona que se lanza a una aventura de hacerse webpublic debe estar conciente de que le pueden suceder cosas grotescas, bizarras, viles etc. Cosas como la que hoy expones van a suceder y es que en este mundo muchos son los que actúan de buena fe o de buena onda como dirían los manitos y otros muchos que llevan muy hueca la cabeza y que solo tienen el medio para satisfacer bajos instintos, obtener simple reconocimiento o simplemente alimentar su ego.
    La palabra MANIPULACION debería ser la más buscada en la worl wide ya que es el medio y la forma que más frecuentemente utilizan los usuarios en este este medio para obtener algo de los demás.
    Considera que cada cosa que te sucede es un aprendizaje y también no dejes que cosas como esas te hagan perder las ganas de hacerlo (no gastes energía en ponerte molesta) (el tiempo es tu mejor amigo), el tiempo hace que las verdades florezcan. Así que no será ni la primera ni la última vez que te pueda pasar; pero si es importante que tengas en cuenta que los contactos que puedas tener por este medio pueden estar teñidos de inocuidad (nada te aportan), superfluos y por ende muy frágiles de arraigo.
    Anda sonríe, sonríe y deja que sea la razón la que prive en tus acciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s