Nevera vacía, conciencia tranquila

El hecho de pertenecer a dos áreas de trabajo diferentes (aunque parecidas) a veces me hace entrar en conflicto.
Lo digo porque en mi área de periodismo tengo que ser absolutamente veraz, fiel a la realidad. No hay espacio para mis propias invenciones ni para el maquillaje de los hechos. ESO es ser un buen periodista.
Ahora bien, mi otro trabajo es el de guionista y productora de comerciales, una labor que últimamente se ha convertido en un generador de mentiras elegantes y ausencia total de la conciencia y la ética.
Yo sabía, desde que empecé a estudiar Publicidad, que mi trabajo iba a estar signado por una serie de ilusiones visuales y auditivas con un fin único: vender a toda costa.
Pero esta función se ha ido intensificando tanto que hoy por hoy me siento la mentirosa profesional más grande del país.
.
Esta crisis viene porque me asignaron crear un comercial para un producto que me parece una REAL PORQUERÍA y el cliente lo sabe, pero se empeña en venderlo como la panacea de todos los males.
.
Yo le comentaba a mi compañero de trabajo que me era difícil hacer un guión para un producto en el cual no creía para nada: «Si yo misma no estoy convencida, ¿cómo puedo convencer a miles de personas de comprarlo? Tengo sentimientos encontrados…»
En pleno dilema, entra mi jefe y me suelta esta belleza: «Sentimientos encontrados vas a tener cuando no veas nada de comer en la nevera…»
Qué motivador… apuesto a que nunca escuchó nada sobre la reingeniería de la gerencia ni el nuevo manejo de recursos humanos.
.
Yo sé que mi actitud más profesional debe apegarse a redactar una maravilla de comercial y hacer que un producto de mierda se venda lo más que se pueda, pero de verdad que a veces, me provoca gritarle al cliente que se meta su producto por donde menos le pegue el sol y no aceptar más trabajos que los que realmente vayan con mi conciencia.
.
Tendría que dedicarme exclusivamente a las campañas institucionales: Lucha contra el SIDA, Alianza para una Venezuela sin Drogas o algo parecido.
Y no es por nada, pero esas campañas son sin fines de lucro.
Creo que ya empiezo a ver la nevera vacía…

6 comentarios en “Nevera vacía, conciencia tranquila

  1. AL cliente hay que darle lo que quiere… LO veo desde este punto, en MI VIDA personal aplico la ética, mis principios y etc, en el trabajo me pagan por darles algo que quieren y se los doy y ya!… pero si quisieran que me preocupara por ellos y hasta llegar a sentirme mal por su culpa, pues te aseguro que tendrían que pagar una cifra sumamente mayor… como no es asi por ahora, entonces les doy lo que quieren y CERO (0) interes que vaya mas alla del estricto comercial. Dale lo que quieren, NO te mortifiques ni te enfermes, ni te sientas mas o menos persona por ello… Total, aun no pagan lo necesario para llegar a ese extremo!!!…. salutte!

  2. Amiga, te comprendo perfectamente…, en 21 años de actividad profesional, mi nevera ha estado vacía algunas veces, no te voy a decir lo que debes hacer, solo cierra los ojos, respira repetidas veces profundamente por la nariz y exhala lentamente por la boca, con tus ojos cerrados, cuando estés totalmente relajada, hazte la pregunta ¡te sorprenderás al saber que la respuesta la tienes dentro de tí! ¡CONFÍA EN TU INSTINTO, EL SABE LO QUE NECESITAS! Saludos

    Amleto

  3. Que bueno que en este mundo tan superficial, vacio y materialista aun existan personas como tu, seres humanos de verdad, no cambies esa forma de pensar y de actuar, pues quedan pocos como tu, asi que hay conservarlos…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s