Sonrisa y seriedad

Hoy no sé si sonreír o volver a mi seriedad… esa que esconde la confusión que no me deja pensar.
Hoy me siento tan entusiasmada y al mismo tiempo… tan derrotada.

Hoy quise correr con todas mis fuerzas hacia un lugar seguro, lejos… En cambio, caminé con pasos aplomados que me devolvieran mi cordura y mi dominio propio.

Me encanta sentirme flotando en el aire, respirando un aire de ensueño… Es hermoso.
Pero ni el más rosa de los sentimientos me impide darme cuenta de que cuando la realidad te da en la cara, también tienes que exigirte realidad como respuesta…

En ese proceso de torpe búsqueda, en ese tantear a ciegas y a golpes la manera más idónea de llegar hasta arriba, se me hizo demasiado tarde. O peor aún, quizás tenía negado de antemano el acceso; creo que nunca lo sabré.

Sonrío de mi propia tontería adolescente y al mismo tiempo, me pongo seria al reconocer que no puedo seguir pensando en pajaritos azules.

Hasta DaVinci entendió una vez cómo se ve esa sensación…

5 comentarios en “Sonrisa y seriedad

  1. Tinu, sería fabuloso tenerlo incondicionalmente y utilizarle incondicionalmente. El tema es que se necesitan dos al menos.
    Ummmm…pienso que las cosas en muchas ocasiones como inician las cosas así terminan.
    Alguién dijo por allí tener sexo es rico, pero tener sexo con amor es mejor aun.

    Besos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s