Ironía


Eres como para gustarle a cualquiera.
Tienes un encanto natural, una inteligencia sobresaliente, una personalidad calmada…
Tu rostro de hombre, no de niño, transmite profundidad y preocupación por el futuro.
Tu familia me acepta y estaría dispuesta a recibirme.
Incluso tienes la solidez económica que toda mujer quisiera, ¿por qué no decirlo?
Tienes todo para tomarte en serio y comprometerse hasta los huesos.
Pero como ironía del destino, mi piel no reacciona con la tuya, mi boca no se excita con la idea de saborearte ni mi estómago da vueltas al imaginarnos en una escena de sudor y carne.
Tengo mil razones para estar contigo… pero me falta el sin razón.

Me dejaste un chip

Es increíble cómo alguien se convierte en parte de ti… y justo cuando ya no está es que realmente te das cuenta de que la mitad de la personalidad que tienes, se ha fundido con la suya. Hoy siento que en algún momento mi antiguo amor me incrustó un chip en el cerebro, para crearme dependencia, aún en su ausencia.

Por ejemplo, yo antes odiaba la Guerra de las Galaxias, me parecía tonta la historia de Darth Vader y su combo, de Luke y Leia y su origen en común, ni hablar de los monstruos y seres extraños. Me daban risa…

Ahora, no me lo van a creer… ESTOY PENDIENTE de hora y fecha para ver el episodio III, o puedo hablar en términos de “jedis”, “el consejo”, “lado oscuro”. Sé quien es Boba Fett y su papá Jango Fett, puedo hablar al revés como Yoda… en fin, soy toda una padawan.

Y esa afición viene de alguien más, no es naturalmente mía.

Recuerdo también que no me mataba Fito Páez, de hecho, llegué a aburrirme de él por mucho tiempo. Pero hoy… extrañamente bajé diez de sus canciones, porque me hacía falta escuchar “Cadáver Exquisito”.

Recuerdo que una vez estuve enamorada de un chelista y hoy me sorprendo a mí misma simulando tocar el cello al escuchar un clásico, cuando jamás en mi vida he agarrado uno. Y más impactante todavía: en estos días bajé, con mucha emoción, un video de Yo-Yo Ma.

Sigue sorprendiéndome el hecho de perder un poquito de mí misma para adoptar actitudes ajenas… que al final se convierten en propias. Quizás se trate de programación neurolingüística que practicaba hábilmente mi contraparte para asegurar presencia eterna en mi mente dominada.

Dios, eso suena muy complicado.
Es más fácil admitir que me hace falta, eso es todo.

¡Lo hice: un solo grupo!

Ya lo había visto en varios blogs y me había escabullido porque simplemente me parecía intensa la tarea: Responder preguntas personales con canciones de UN SOLO grupo o cantante.
Pero Edelweiss me echó la broma a mí también así que aquí voy: Escogí a Mecano, mi grupo favorito, porque me parece que las letras de Nacho y José María son las que más se adaptan a mis pensamientos surrealistas.

1) ¿Eres hombre o mujer?

«Mujer contra mujer” (Pero no lesbiana, mosca)

2) Descríbete:

Surreal y volátil.
“Una noche de resaca, al tratar de despertar, noté que por el ombligo me empezaba a desinflar, que mi cuerpo se arrugaba como un papel vegetal, e iba pasando, qué curioso, al estado gaseoso (…) Aire, soñé por un momento que era aire…”
“AIRE”

3) ¿Qué sienten las personas cerca de ti?

Me dicen todo el tiempo «No te lo pienses demasiado que la vida está esperando»
«Ay qué pesado»

4) ¿Cómo te sientes?

“Entre el cielo y el suelo hay algo con tendencia a quedarse calvo de tanto recordar…”
“Me cuesta tanto olvidarte”

5) ¿Cómo describirías tu anterior relación sentimental?

“Y aunque la historia se acabó, hay algo vivo en este amor, que aunque empeñamos en soplar, hay llamas que ni con el mar”
«El 7 de Septiembre»

6) Describe tu actual relación amorosa:

“Sentía mucho por ti y ahora, que siento igual de mucho, no lo sé dividir.
Sentía que no perdía nada buceando entre tus piernas sin medir la brazada.
Se siente, ahora juego de suplente; que el que siente no presiente, y de tanto que sentía, no sentí que te perdía.”
“Sentía”

7) ¿Dónde quisieras estar ahora?

A bordo de un “Barco a Venus”

8 ) ¿Cómo eres respecto al amor? «

Tú, y sin ti yo no. Tú, y sin ti ya no. Tú, me has hecho dimitir y hoy YO se dice así: Tú.”
«TÚ»

9) ¿Cómo es tu vida?

“¿Quién detiene palomas al vuelo, volando a ras del suelo?”
«Mujer contra mujer»

10) ¿Qué pedirías si tuvieras sólo un deseo?

“Si te reencarnas en cosa, hazlo en lápiz o en pincel. Si te reencarnas en carne, vuelve a reencarnarte en ti”
«Eungenio Salvador Dalí»


11) Escribe una cita o frase famosa:

«…En el mundo animal hay sus controversias como es natural, pero fueron de pie para repartirse el arca de Noé”.
“Fábula”

“Amar es el empiece de la palabra amargura”.
“Una rosa es una rosa”


12) Una despedida:

“…Y aunque fui yo quien decidió que ya no más y no me canse de jurarte que no habrá segunda parte… me cuesta tanto olvidarte.”

Dios, quedé exhausta. Pero, ya va… este castigo se lo paso ahora a Mariannextreme, los Imakinarios (que jamás en su vida han hecho una cadena), Infélix, Kareta, Verikat, El Emperador y Venethinker (a ver si vuelve).

Blogueros Locales: cofradía de egos rumberos

Sí, yo también lo leí.
Así como también leí varias opiniones destrozando a Carla Candia Casado por este reportaje.
Es verdad que hay algunas cosas escritas por ella que nunca debieron salir. Al menos no en un PRIMER artículo sobre los blogs, porque la primera impresión que dimos todos fue exactamente la que titula este post: una cofradía de egos rumberos.
Sin embargo, me cuesta creer que lo publicado hoy en Todo en Domingo sea única y exclusivamente el resultado de la «mente perversa e ignorante» de Candia Casado.
Me van a disculpar, compañeros blogueros, pero me parece que hay también allí unas citas de los entrevistados que nos proyectan como cabezas huecas, inflados de amor propio.

Por ejemplo:

«Más que ego, esto no produce más nada», dice el chef Tomás Fernández (…)


Disculpa, Tomás… ¿no produce más nada?
¿No produce una comunidad unida por buenas causas como la de Awacate?
¿No representa una vía de comunicación alternativa para quienes quieran dar su opinión?
¿No es una forma de hablar de cine, arte, países, música, política, GASTRONOMÍA?
¿No es una forma de conexión importante para los venezolanos en el exterior con su país?
¿No es también una forma de expresión libre, sin censura, accesible y de alcance internacional?
No me jodas.


Otra perla:

«Todos estamos en esto por la misma razón, para ser reconocidos», dice Hugo Londoño. Por eso una ausencia de comentarios puede significar que los textos publicados no gozan de aceptación.


Cierto que la falta de comentarios puede preocupar. Pero eso no quiere decir que los textos no sean buenos o que no se «aprueben». Muchas veces leemos un texto y nos parece excelente pero no comentamos y ya.
Por cierto… ¿estamos en esto para ser reconocidos?
Yo pensaba que era por una necesidad de expresión que teníamos todos. Siempre he creído que nos unía el ARDOR de publicar algo que teníamos que decir, no de algo que teníamos que escuchar a toda costa: «Ay qué bien lo haces…»

«Cuando la comunidad empieza a crecer queda a la cabeza una gente, que fuimos los primeros, y el resto se pica», dice.


La periodista habla del Lado Oscuro, Los Mismos de Siempre y un montón de detalles internos de la blogósfera que, según entendí, fueron mencionados en una especie de compresión absurda por parte de Candia Casado sobre algunos comentarios que hizo Huguito, sin darle realmente la interpretación adecuada.
Pero, Hugo… ¿para qué hablar de los conflictos de pandilla de la blogósfera en El Nacional, si algunos ni siquiera SIENDO BLOGUEROS los entendemos? ¿Qué sentido tenía?

También se mencionaron los momentos de tensión de la Mamita Bloguera y la lista negra de To2blogs. Eso sí, con el aire de quien logró colarse en las oficinas de la CIA y ahora sabe todos los secretos ocultos: desde quien le cocina a Bush hasta quién mató a Kennedy.
¡Qué ganas de reseñar chismes, Carla!

¿Qué pasó con Yasuri? Sigo insistiendo en que es un caso impresionante de cómo puede la blogósfera imponer la pauta y adelantarse al mundo real.
¿Por qué el artículo no habló de las matrices de opinión y discusiones inteligentes que se forman en blogs como Explikme, Enigmas Express, Periodismo de Paz?
¿Por qué no se mencionó a The Devil’s Excrement, uno de los blogs más leídos en la comunidad internacional?
¿Por qué no mencionó que ahora los medios tradicionales venezolanos están adoptando el blog como herramienta de información y les han reservado una sección especial?
¿Por qué no puede ver que un blog puede servir para acercar pueblos y culturas como lo hace One at All Project?

Como romántica incurable, debo decir que lo más bonito de todo el artículo fue la historia de Infélix y Nacarid, lo que quizás salvó la patria bloguera. Por lo menos servimos pa’ algo más que rumbear y vernos en el espejo.
De resto, felicidades a Khabiria por lo bella que salió en la foto, a Cereza por sus historias atrevidas (aunque no sé qué impacto habrá tenido en los lectores ver el nombre de David Cogecuca) y a FaZSur por la publicidad millonaria que consiguió.


A mí me emocionó mucho ver a la blogósfera reseñada en Todo en Domingo, pero la poca profundidad, la chismografía y el «fashion» con que se trató el tema dejó mucho que desear.
En realidad fue como una foto de celular: estamos ahí, pero no nos vemos bien.

Otros dijeron:

Reportaje de Blogueros Venezolanos – Huguito
La Blogósfera da para más – Kareta
Eso pasa por estar pidiendo peras al HORNO – Alex
Tradutore, traditore (o como los periodistas tergiversan tus palabras) – Maléfica
Me arrecha – María Caraota


Contra el Cáncer de Mama

Hoy es un buen día para recordar que nos puede pasar a todas…
La mejor forma de celebrar el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama es tocándote. Incluso puede ser una actividad de pareja, bonita por demás.
Si al tocarte sientes un nódulo en los senos o cualquier protuberancia, masa o cuerpo indefinido, por favor, ve al médico y hazte examinar.
Es la única forma de prevenirlo.
Yo llevo puesto hoy mi lacito rosa, y esta noche, después de bañarme, voy a tocarme mis dos bellezas, esperando no encontrar nada… puesto que ya me operaron una vez de un fibroadenoma en el seno derecho.

Otra forma de celebrar es ayudando a Cate, ¿recuerdas?

También quisiera recordar hoy a la cantante Soraya, quien murió de cáncer de mama este año, luego de luchar activamente contra esta enfermedad por varios años.
Soraya compuso esta canción preciosa llamada «Casi» que en sus propias palabras representó muchísimo:

«Este es mi canto del triunfo de la vida, habla de ese instante en que casi te rindes y te entregas, pero al fin tocas tierra nuevamente y recuperas tu estabilidad».

Dedicada a la Cate…

¡A tocarse, chicas!

Químicas compatibles

Alguien me explicó una vez que cada cuerpo tiene una química particular: el sudor, la saliva, las lágrimas forman un sello personal que no se repite.
Me dijo también que, tal como sucede con los elementos de la Naturaleza, hay químicas corporales compatibles.
Y esa compatibilidad se traduce en un agrado natural entre dos cuerpos. Lo sabes cuando encuentras a alguien con un aliento delicioso, alguien cuya piel siempre te huele bien aunque corra el sudor por su espalda …
Quizás por eso no me importa besarte al final del día, quizás por eso me gusta tanto abrazarte aunque no te hayas bañado o lamer tu cuello aunque sepa a sal…
Quizás científicamente tengamos químicas compatibles… o simplemente yo esté enamorada de tu cuerpo.

Sueño de guerra II – La Reflexión

Viene de Sueño de guerra

Luego de levantarme todavía con el susto en el corazón, me lavé la cara y me puse a pensar: “Y si de verdad tuviéramos una guerra en Venezuela ¿cómo sería? ¿qué haría yo?
Si tuviese que escapar de Barquisimeto, ¿a dónde iría? Valencia es la ciudad más cercana donde tengo familia, pero tendría que tener la seguridad, o al menos la sospecha, de que algo de estructura quedó por allá.
Y aún así, si son dos horas de camino en carro, ¿cuánto me tardaría en llegar a pie?
Si tuviese que irme a otro país, ¿huiría a Colombia, a Brasil? ¿ A dónde?

Si hablamos de trabajo… ¿ejercería yo mi rol de comunicadora? ¿me quedaría en la radio a dar información? ¿saldría al aire con mi compañero El Emperador a darle ánimo a la gente? ¿me atrevería a hacer un panfleto de noticias con nuestro Periodista de Paz?
Creo que sería muy cobarde para eso. Creo que iría a la radio, pero no a difundir noticias sino a preguntar si alguien ha visto a mi familia.

Recuerdo cuando mi mamá francesa (la misma que me recibió en su casa, en Marsella, durante un año) me contaba de la partida de su papá a la guerra contra los alemanes. Ella, sus hermanos y su mamá quedaron totalmente impotentes en ese momento. No había la posibilidad de pedir al gobierno que reconsiderara, que lo pensara mejor, no. Había que ser “patriota” y lanzarse a echar plomo y ya.
Luego, la desesperación de no saber si Papá iba a volver. Sin saber si realmente estaba bien, escuchando noticias de muertes y desapariciones. Y sobre todo, preguntándose si tanta batalla , perdida o ganada, valía la pena.

Yo no lo había entendido bien hasta que fui a Basílica de Nôtre Dame de la Garde en Marsella también. En la pared que da al puerto, se conservan aún los huecos de la artillería que recibió la iglesia por parte de los alemanes que querían tomar la ciudad, sin lograrlo.
Hasta ese momento, la guerra para mí era algo de película, algo que pasó una vez hace años en un mundo muy lejano y que se estudiaba para no quedar como inculto, pero ver esos simples huecos en la pared me hicieron sentir que la guerra era de verdad… y era horrible.
Y aún así, jamás he visto ningún letrero que diga “Auschwitz”, ni he ido al cementerio de Arlington , ni he estado nunca cerca de Hiroshima.

Fui una vez al Museo de Armas de París y cuando entré en el salón de Hitler, me dio tal arrechera que sólo duré 5 minutos, a pesar de que mis acompañantes estaban de lo más emocionados, viendo cosas con el emblema de las SS, pistolas y demás “souvenirs”.

Cuando se ven las cifras de la Segunda Guerra Mundial: 50 millones de muertos, 6 millones de judíos fallecidos, etc. uno se dice «Hay que ver que sí somos bien PENDEJOS en este mundo». Y no sólo lo fuimos, lo SEGUIMOS SIENDO.

Señores, las negociaciones de paz deben existir por encima de cualquier cosa, las pruebas nucleares no deberían permitirse por ningún motivo ni mucho menos considerarse «un éxito», esas luchas estúpidas porque en los tiempos de Abraham alguien dijo «esta es la tierra de Yahvé» deben analizarse, discutirse y reformularse para no seguir TODA LA VIDA en guerra, ¡por Dios!

No es tan fácil, lo sé…
No es salir a la calle con una pancarta y regresar con un premio Nobel de la Paz.
Pero tenía que decirlo. A mi manera ingenua e idealista, pero al menos decirlo.

Sueño de guerra

Hoy en plena tarde, cambiando y cambiando de canales, me topé con El Hundimiento, la película alemana que narra los últimos momentos de Hitler y de la Segunda Guerra Mundial.
Como estaba muy comodita en mi cama, me fui dejando vencer por el sueño… pero lo que prometía ser un descanso, fue una tensión surreal que ojalá nunca se haga realidad.

En mi sueño estaba yo en el campo, delante de una casa solitaria a la que no podía entrar, pero tampoco me dejaban irme. Tenía derecho a estar de pie, pero no a sentarme.
Afuera, a mi alrededor, habían dos tipos y una mujer uniformados, con una ametralladora encima y con ganas de darle a lo que se moviera.
No hablaban, sólo me miraban. Uno de ellos parecía compadecerse de mí y quizás entender mi angustia, pero no decía nada.
Y yo, trataba de no llorar para no parecer débil, pero coño, era muy difícil…
Al final, la mujer recibió un mensaje por radio y sin ningún tipo de remordimiento, le disparó por la ventana a la gente que estaba dentro de la casa.
Por supuesto, el terror que sentí yo en ese momento fue descomunal; con las piernas temblando y sin poder respirar, dije “Nada, hasta aquí…”.
Los tres se acercaron despacio, con una actitud amenazante, como si necesitaran intimidarme un poco más, como si no fuera suficiente con la idea de matarme en los próximos segundos.
De pronto, dos de ellos se dieron la vuelta y corrieron hacia una camioneta negra que estaba cerca. El otro que seguía delante de mí, abrió la boca por fin y me dijo: “La guerra se acabó, carajita, vete pa’ tu casa”
Yo me quedé inmóvil por un tiempo que pareció eterno. Y luego, como tonta, pregunté:
-“Pero ¿a dónde voy? Ni siquiera sé donde estoy, no sé donde está mi casa. ¿Pa’ dónde agarro, a la derecha, a la izquierda?”
-“Sólo vete de esta mierda. Ya.” me dijo el hombre del uniforme, antes de correr a unirse a sus compañeros.
Se fueron los tres y me quedé ahí, sola, en medio de la nada.
Fue entonces que me sentí libre de darle rienda suelta a mi llanto. Lloré como un bebé preguntándome dónde estaría mi mamá en ese momento…

En cuestión de instantes, abrí los ojos, sudando y con la sensación de haber llorado de verdad.
Jamás me alegré tanto de estar en mi casa, en mi camita y en PAZ.
No más películas de guerra en unos seis meses.