Reincidente

Como una fiebre de cuarenta grados que nubla la visión y te hace cometer locuras, así tenía yo que ir a verte.
Como una sensación de acidez en el estómago que te impulsa a correr rápidamente y te hace estrellarte de nariz contra la pared, así tenía yo que salir corriendo a buscarte.
Poco importaban las altas horas de la noche que marcaba el reloj, la mirada curiosa de los vecinos o la promesa de no volver a verte con ojos de novia… era inevitable, yo tenía simplemente que ir a donde estuvieras a darte un beso.
Y tu respuesta tuvo sabor a gloria, a aliento, a motivación: «Somos dos los locos, te espero».

Con dudas, con incertidumbre y hasta con vergüenza, llegué finalmente a tu puerta y ya sabíamos exactamente lo que iba a pasar.
Con la intensidad de quien quiere cumplir un deseo inmediatamente, me acercaste a tu cuerpo con fuerza para volver a sentir lo que hace tiempo dijimos que no debía ser: nuestros labios juntos.
Momento sublime, sensación maravillosa de volver a tenerte para mí. Cierro los ojos como queriendo perderme en el tiempo, como deseando que cada elemento de la tierra desaparezca y no quede otra cosa en el mundo que tú y yo.
Sólo por ese instante de encuentro infinito, ya había valido la pena armarse de valor (o de estupidez) para venir a verte.

Sin embargo, yo sabía que ese beso escondido, oscuro, rápido no iba a ser suficiente. Me quedan toneladas de ganas de ti, pero cuando la cordura vuelve otra vez a ocupar su sitio en la cabeza, llegamos los dos a la misma conclusión de siempre: no se debe.
No se debe.

Viene de «Prohibido Eres» y «Quizás en otra vida…»

3 comentarios en “Reincidente

  1. Al carajo la cordura! la locura, el desenfreno y el vivir esas gaanas deseosas de tanto es aprovechar el tiempo sin perder ningun segundo de vida. Entiendo, la cordura es parte de la vida misma y tenemos que ser pacientes cuando aparece, pero bah! mucho mas rico es aprovechar esos minutos de lokura =P

  2. Coño Andre!!!
    No me puedo perder dos dias porque haces desastres… Voy a tener que ir a Bqto. a darte un par de nalgadas nojoda. o sera por la mano y decirte eso no se toca.
    Amigaaaaa, que paso con todo lo que hablamos, y con todo lo que has pasado…????
    Espero que esto no te haya afectado tanto, y no hayas dicho una locura mayor.

  3. Tranquila, amiga, que sólo fue un momento de arrebato…
    Pero no te preocupes, dentro de todo, fue una locura medida, respetando mis últimas decisiones.
    No me extralimité. No se me ha olvidado nada de lo que hemos hablado… al contrario.
    Confía en mí que el equipo gana…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s