Salió del aire RCTV

Mantuvimos la esperanza hasta el último minuto pero no. RCTV acaba de salir del aire, luego de transmitir el himno nacional.
Inmediatamente, apareció dando vueltas el logo de TVES, que aún se mantiene.
No hay programación como tal pero ya el canal está al aire.
Una vez más el comandante se ha salido con la suya.

Update: Ya iniciaron la programación con un acto en el Teresa Carreño. Todo un openning folklórico para la «gran inauguración». Qué asco

Si Voltaire estuviera aquí…

Diría lo que dijo una vez, parafraseado en su Diccionario Filosófico:
«Odio lo que dices pero defendería hasta la muerte tu derecho a decirlo»
No sé quién se atreva a decir algo como eso en estos tiempos que corren en Venezuela, mientras la ballena disipa a los manifestantes frente a CONATEL, los rojos rojitos celebran el cierre de RCTV y se amenaza a los canales con una suspensión si retransmiten la rueda de prensa de la SIP.
Sigo a la expectativa. Esta noche será larga.

Comenzó venta de entradas para la Copa América

El lugar me pareció extraño a mí y a todos. El sitio escogido para vender las entradas de la Copa América fue el Instituto Diagnóstico Barquisimeto, ubicado en la carrera 19 entre calles 34 y 35. Todos nos preguntamos «¿Una clínica?» Esperábamos una tienda en algún centro comercial o quizás alguna oficina municipal, pero… ¿una clínica? En fin…


Desde las 11 de la noche del día anterior se apostaron los fanáticos del fútbol a esperar su ticket para los juegos del 5 de julio en doble tanda: Colombia vs. EEUU y Paraguay vs. Argentina; así como también para el encuentro de cuartos de final a celebrarse el día 8 de julio.

Tuvimos oportunidad de conversar con la gente en la cola y todo el mundo estaba tranquilo, a pesar de las largas horas que tenían esperando en una fila que le daba vuelta a la cuadra.
Al parecer, la emoción de ver un encuentro deportivo internacional pudo más que el sueño y el cansancio. Aplauso a los valientes.


Sin embargo, como a las 9: 30 am (hora en la que entrevistamos a la gente de la cola) todavía no se había empezado a vender ni una sola entrada y los integrantes de la fila ya estaban comenzando a protestar.

Se hicieron una, dos, tres colas, una masa indefinida de individuos sudorosos y llenos de lagañas, gritando en la puerta de la clínica. No pasó de un pequeño caos, resuelto rápidamente por la Guardia Nacional con una presencia imponente, aderezada con FAL y todo (¿hacía falta?).


Aquí les dejo algunas impresiones de los fanáticos barquisimetanos:

¿Qué clase de mujer eres tú?


-Andreína ¿qué clase de mujer eres tú?

– ¿Yo? Pues no sé… emprendedora, soñadora, trabaj…

– No, no, no. Eso no es lo que estoy preguntando. Que cuál de los tres tipos de mujer eres tú…

-¿Cuáles tipos?

– Buena, Mala o Coño e’ madre.

-Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee????

– Te explico, Andre: las buenas son las que se acuestan con uno nada más, las malas son las que se acuestan con todos, incluyéndolo a uno también, y por último, las coño e’ madres… son las que se acuestan con todos menos con uno… Esas sí son unas coño e’ madres!!!
Entonces ¿cuál eres tú? Yo diría que tienes cara de buena…

– Jummmm , no creas… yo diría que soy medio coño e’ madre!!! Jejejejjeje!

Tengo una taza…

No es una taza lechera, tampoco es una taza cualquiera…
Es una taza que compré el año pasado en París (sigo francesita, pues…) con la intención de regalarla a alguien especial.
Alguien que pudiera ser lo suficientemente sensible como para comprender lo que ella significaba para mí y más aún, que tuviera la intención de permanecer conmigo… con taza o sin taza.

Está demás decir que la taza tiene guardada un año y no habido alguien que entre en ese perfil de “receptor” que yo misma me he construido. Quizás estoy dejando pasar oportunidades valiosas sin darme cuenta…

Y ahí está, guardada en el gabinete, envuelta en papel y deseosa de ver la luz del día. Ella, al igual que yo, también tiene ganas de brindar sabores, de compartir desayunos…

He estado tentada de obsequiarla un par de veces, cuando casi me he dicho a mí misma: “Sí, esta persona sí se la merece” pero luego pasa algo decepcionante y mi taza continúa envuelta en la oscuridad.

Esperando…

J’écris en français…

Aujourd’hui j’ai envie de parler en français. Je ne sais pas pourquoi. C’est peut-être parce que j’essaie de confirmer que je suis encore citoyenne du monde.

C’est peut-être aussi parce que ça fait longtemps que j’écris dans ce blog sur mes passions, sur mes événements personnels… et je n’ai jamais dit que le français c’est l’une de mes émotions les plus fortes.

Je n’ai jamais raconté que la France est aussi “chez moi”, que j’ai une famille française qui m’aime depuis 15 ans, et que je rêve tous les jours de retourner au Louvre ou de toucher encore l’eau de la Seine.
Que j’ai envie de manger une crêpe en face de Nôtre Dame et de m’allonger sur les jardins de Versailles.

J’écris en français parce que ça me rapelle que pendant une période importante de ma vie, je me suis encouragée a moi-même pour apprendre une nouvelle langue, une nouvelle culture. J’ai réussi à m’intégrer aux français, dont on pense que c’est l’une des societés les plus difficiles de l`Europe.

J’écris en français pour partager un peu la langue de Voltaire, de Molière, de Sartre, de Beauvoir, de Beaudelaire, de Rousseau, de Victor Hugo, de Dumas.

J’écris en français aujourd’hui parce qu’ à travers la France j’ai découvert que il y avait une autre façon de vivre: beaucoup plus organisée, plus propre, plus effective. Et j’essais toujours de mettre en place au Vénézuéla un peu de cet ordre que j’ai connu. C’est pas évident.

J’écris en français parce que depuis dimanche on a un nouveau président: Sarkozy, et il me semble déjà que la France va être bouleversée pendant longtemps. Je ne peux pas m’empêcher de poser mes yeux très attentifs sur mon deuxième pays.

Et finalement, j’écris en français aussi parce que dernièrement je pense très fort à retourner là-bas. Retourner pour de bon, pour vivre.
Le Vénézuéla envoie chaque jour des mauvais signes, des raisons qui me poussent à penser à cette possibilité. Échappatoire? Peut-être.
Aucune décision est prise pour les moments. Je réfléchis, j’analyse… pas plus.
Mais en attendant, j’écris en français…

Retro-realización

Esta noche tengo la impresión de que mi vida ha pasado en un soplo, que he perdido la mayor parte del tiempo en tonterías, que no he hecho tantas cosas provechosas como debería, que mi registro personal de éxitos ya debería haber alcanzado un orgulloso número.

Que sigo siendo una tremenda promesa y no termino de convertirme en una tremenda realidad, como todos esperan (incluyéndome).
Quisiera retroceder en el tiempo y graduarme de secundaria otra vez, sabiendo exactamente lo que sé ahora (contradictorio, ya sé) y comerme el mundo mientras tengo 18 años, para estar ahora en otro nivel más alto, más acorde con lo que siempre soñé de mí misma.

Y no hablo de dinero. Hablo de satisfacciones personales, de logros, de metas, de educación, de desenvolvimiento, de actitud. De realización.

Sólo me queda concentrarme y correr mucho más rápido, correr hacia adelante y hacia arriba para ver si atrapo, de una vez por todas, mis propias expectativas.
Que no son más veloces que yo… sólo más agresivas.

Menor

No puedo dejar de pensar que mientras yo me graduaba de bachiller, tú estabas apenas en tercer grado de primaria…
Pero hoy, en la oscuridad de tu cuarto y con la ropa en el suelo, nuestras ganas no saben de edades, para ellas sólo somos un hombre y una mujer. Dos adultos que tienen mucho tiempo deseándose y que hoy por fin se han atrevido a explorarse…

¿Qué decir de tu cuerpo? Que es casi perfecto… Firme como un animal potente, definido con la textura divina de tu piel y lleno de energía como un torrente de apetito que se ha derramado por todas partes.

Es cierto que han vuelto ciertas situaciones que yo creía perdidas en el tiempo (“¿Seguro que tu papá no nos escucha?”) y los amigos se burlan de esta relación incómoda (“¿Y a dónde salieron? ¿al circo?”) pero nada de eso importa mientras me des permiso para besar tu espalda y lamer el sudor que corre en tu abdomen.

Sí, eres menor… pero esta noche eres simplemente mío.