Adieu, Bip!!!

Vaya… ¿qué le pasa a la muerte que se ha empeñado en el arte?
El sábado fue el turno de Marcel Marceau, el mimo del mundo, que con sus 84 años a cuestas decidió unirse a Pavarotti y a Aldemaro allá en el cielo.
Todo un personaje, Marcel…
Yo tuve el privilegio de servirle de intérprete en una de sus visitas a Barquisimeto y les cuento que el señor no era nada fácil de roer. Teníamos una rueda de prensa y él me preguntaba a mí porqué diablos no iba la prensa hasta el hotel donde se estaba hospedando… algo así como «¿¿Por qué me tengo que molestar yo si en el resto del mundo la gente va hasta donde yo estoy??» Buena pregunta.
Se quejaba de todo, andaba de mal humor la mayoría del tiempo. Había que armarse de paciencia y hablarle con respeto, con tranquilidad, explicándole que todo iba a salir bien, que no se preocupara.
Y al final dio resultado porque luego de compartir todo el día, el viejito comenzó a abrirse, a contar de su academia, de su arte, de la Segunda Guerra Mundial, de André Breton, de Chaplin.
Me sentí la mujer más ignorante y más afortunada del mundo al poder estar al lado de una leyenda viviente como Marcel Marceau.
Me dio su dirección postal en París y jamás me atreví a escribirle. Dommage…
Hoy lo recuerdo con mucho cariño y admiración. Y tal como lo he dicho de quienes se han ido recientemente, lamento su muerte pero celebro su vida.
Adieu, Bip!!! Bon courage là-haut!!!

3 comentarios en “Adieu, Bip!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s