Oratoria Inútil


Este sábado voy a dictar un taller sobre la comunicación verbal: oratoria, expresión corporal, proyección de la voz, manejo de público, etc.
Durante la preparación de esta charla, me doy cuenta de que todas estas herramientas no sirven de nada cuando uno va a hablarle a alguien que le mueve el piso.
A veces uno tiene encuentros en los que haber estudiado el arte de hablar no te impide balbucear cuatro tonterías y pensar «Dios… ¿cómo hago para coordinar mente y habla?»
!La oratoria se vuelve totalmente inútil!

Por ejemplo:

Proyección de la voz: Hablar en un tono fuerte y claro para escucharse con seguridad.

Pues bien, en el momento en que tus ojos ven a alguien especial, el tono de voz se pierde…
Comienzas a hablar bajito como si quisieras que sólo existieran ustedes dos en el mundo entero.
No sólo eso… es un tono de timidez, de vergüenza, de ganas de decir muchas cosas y no atreverse a decir ninguna…

Elocuencia: Al hablar en público, usted DEBE SABER qué es lo que va a decir y cómo lo va a decir.
Pero, frente a alguien que te importa mucho, la elocuencia es una idea extraña.
«Hola… eeeeehhhhh ¿como estas?» (gran derroche de dominio de la palabra)
«Pasaba por aquí… y bueno… esteeeeeee… qué calor, no?» (comentarios sobre el clima… por favor!)

Expresión corporal: Al hablar en público, la postura debe verse regia, bien plantada, hombros rectos, rostro altivo, espalda derecha.
Cuando hablas con alguien que te gusta mucho, las piernas te tiemblan, no sabes que hacer con las manos, las cosas que llevas se te caen y seguro, estás tan rígido como una tabla.

Respiración: Inhalar, llenar de aire sus pulmones y hablar con calma, exhalando con cada palabra, tranquilamente.
Imposible! En el momento en que tu persona especial aparece, el corazón empieza a latir a mil por hora y ya no sabes ni donde te quedan los pulmones… Inhalar? qué es eso?
Lo único que ruegas en tu mente es que no se te salga un suspiro …

kjhkhkjhkjhkjhk
Cierre: Al cerrar su exposición, usted debe hacerlo con una conclusión importante, comprendida por todos. Es su broche de oro.
Jajajajajajajjajaaaaaaaa!!!!! el cierre que uno espera en ese momento es que la otra persona lo invite a uno a salir o por lo menos diga «Yo te llamo»…
Pero broche de oro como tal… no creo. Quizás lo que se logre decir sea: «Fue bueno verte… estamos en contacto… cuídate» pero eso es un asco de cierre.
Puede salvarte el día el hecho de llevar un regalito (bendito sea el romanticismo, Diossss) y decir: «Te dejo este chocolate … «
Por lo menos!
lhlkhlkhlkhlkhl
De verdad que creer que uno se las sabe todas es absolutamente inútil.
Creo que voy a incluir ese apéndice en mi taller «Muchachos, si piensan que esto les ayudará a levantarse a alguien, están pelando…»
O a lo mejor sí ayuda, quién sabe…

8 comentarios en “Oratoria Inútil

  1. Muy bueno, Andre. Lo mismo me pasó a mi cuando era más chamo y practicaba Kung Fu. Tenía 2 años ya practicando cuando me llegó un carajito con una navaja y me asaltó. Como un bolsa, se me olvidó lo que sabía de Kung Fu y no reaccioné de otra manera que dándole mi reloj, mis lentes y mi cadena….

  2. A veces pasa pero la experiencia contribuye a suavizar el efecto «metelapata», así pasa con la tos, el humo y el amor; en este caso el amor futurísticamente potencial

  3. buenos saludos a usted lo que me llamo la atencion es la proyeccion de la voz una tecnica que debe ser especialmente para los locutores de la radio soy locutor de radio estudio en la universidad de oriente en venezuela estudio contaduria publica II semestre quiero un mensaje de usted mi pregunta es como no ponerse nerviosoy controlarlo en momento cuando estamos en microfono o frentes a las personas esto que agregar espero tus mensaje ahhhhhhhh mandame tu correo a mi e- mail hot _boy__881@hotmail.com chao y besos

  4. Hola, Luis

    Bueno, no ponerse nervioso es inevitable. La cuestión es manejar el nerviosismo y canalizarlo.
    Lo principal es dominar el tema que se va a tratar, es decir, saber realmente de qué se está hablando.
    Si tienes dudas, la gente lo notará a leguas.
    Para preparar el tema, haz un esquema con los puntos importante y ensaya. Sí, párate frente al espejo (o sin espejo, como te sientas cómodo) y empieza tu alocución.
    Levanta la voz hasta que te escuches como quieres que los demás te escuchen: seguro y conocedor.
    Lo otro es respirar. Busca las pequeñas pausas de las frases para inhalar aire. No intentes decir diez mil palabras por segundo. Si tienes que detenerte un poco a tomar aire, hazlo.
    Si tienes que tomar un sorbo de agua para aclarar la garganta, hazlo.
    Recuerda que hablar en público es simplemente tener una simple conversación con mucha gente, eso es todo.
    Esto no es, por supuesto, la receta mágica, pero en algo te ayudará.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s