Luto…


No sé que decir… creo que en estos momentos es cuando se guarda un minuto de silencio en respeto a quienes han desaparecido de una manera tan violenta.
Se guarda silencio porque uno realmente se queda sin palabras.
Pero que sea sólo un minuto, porque después hay que decir con todas las fuerzas que esta situación de muerte no puede continuar en Venezuela.
Hemos sorteado la inseguridad personal con ese espíritu animado típico de nuestra tierra… pero esto ya no es inseguridad. Esto es odio, violencia ciega, maldad.
Yo me imagino que todas las madres de Venezuela han acordonado a sus hijos y no los dejarán salir ni a la esquina durante un tiempo… Yo lo haría.
¿Qué se puede hacer? es la pregunta. ¿Cuál es el plan de acción para que estos niveles de violencia no se vean desde tan cerca?
¿Esconderse? ¿Irse del país? ¿Poner un guardia nacional detrás de cada venezolano?
Un amigo me dijo hoy que el ambiente de resentimiento que ha generado nuestra situación política ha sido un detonante de estas muertes atroces… y se lo creo.
Ese discurso de «El que tiene dinero y poder es un maldito» ha terminado por crear una atmósfera de odio impresionante y los resultados se están viendo de la peor manera.
Hace unos años, cuando vivía en el exterior, tenía mil razones para invitar con orgullo a mis amigos extranjeros a Venezuela. Hoy no tengo cara para contradecir el terror que les causa mi país.
Siento que ya la música, la playa y la feliz tranquilidad del venezolano no basta para ofrecer una cálida acogida. Cada uno de esos elementos se han visto ensombrecidos por una cotidianidad de miedo que lamentablemente, ha traspasado fronteras.

El caso Faddoul ha sido un golpe en las entrañas para todos y ciertamente, ha removido los sentimientos más profundos de Venezuela entera y más aún, ha agitado una vez más los cimientos de un sistema politiquero que no termina de ocuparse realmente de lo que importa.

Sé también que algunos, al ver que una persona es capaz de cometer un acto tan deplorable, les da asco pertenecer a la raza humana. Yo, por mi parte, estoy haciendo todo lo posible por demostrar que hay una enorme sensibilidad en cada uno de nosotros y que sí hay valores, amor y fe.

Que Dios reciba a los hermanos Faddoul como en casa…

4 comentarios en “Luto…

  1. LUTO EN NUESTRAS ALMAS, FAMILIAS….HASTA CUANDO LUTO

    Hace 10, 15 años andaba por caminos de esta extraordinaria tierra y lo hacia con gran confianza, lo disfrutaba a plenitud…Hoy no solo sale uno con temor sino que hay que planificar cada movimiento que uno hace, para procurar no caer en desgracia.
    Un ejemplo de coraje y de mucho temple ha sido el dado por la mamá de los niños Faddoul, sus declaraciones de ayer en RCTV calan hondo y debe hacer reflexionar y despertar al gran colectivo. NO podemos ser indolentes ante lo que les sucede a nuestros semejantes y más cuando son tragedias en donde se denota que no hay el más minimo respeto por la condición humana..
    Hermanos no podemos acostumbrarnos a vivir así, la sociedad debe dar una lección de vida a los que conducen este país….pienso que un vehiculo sería organizar unas marchas paralelas en cada ciudad que sean multitudinarias y en donde en sileción rechacemos toda esta situación.
    El miercoles en la noche ya hubo otro de secuestro de otra madre con sus dos hijos en Monagas..»Hasta cuando»
    Dios danos fuerza e iluminanos para que nuestra sociedad despierte y cambie la situación de la realidad actual

  2. Me asombra la pacividad del venezolano.

    No sé hasta cuando vamos a estar sin hacer nada, dejándonos tomar el país por unos pocos que quieren acabar con él, con los buenos sentimientos, con las buenas personas. Creo que es hora de que los buenos nos arrech.. y acabemos de una vez con esta degradación en que está cayendo nuestra Venezuela.

    No digo que sea este o aquél gobierno el culpable, pero nosotros debemos hacer algo para que esto no siga el curso que lleva. Venezuela era un país tranquilo, feliz, próspero, de principios y en pocos años hemos dejado que venga gente de la peor calaña y con las más viles ideas e intenciones a dañarlo poco a poco.

    Vivimos en cárceles, porque las calles son de la delincuencia. Nuestros hijos no pueden salir siquiera a jugar con el joven que vive al frente. Desconfiamos de todo y de todos. Ya no tenemos amigos, solo compañeros de actividades, y aquellos que llegamos a cosechar cuando niños, cuando Venezuela era otra, tampoco los visitamos en parte por falta de seguridad.

    Urbanizaciones y sectores de ciudades enteras están tomadas por gente que hace de las suyas sin ningún tipo de escrúpulos, y ni se preocupan poder ser castigados por algún delito, porque no existe para ellos ningún tipo de castigo.

    La Ley no es para ellos, como tampoco lo es el amor a la vida. No aman su propia vida… ¿Qué podrá significar para ellos la vida de otros?

    Pero siento y veo con preocupación que no hacemos nada para mejorar, nada para regresar a una Venezuela como la que tenían nuestros padres o abuelos, donde los vecinos se conocían todos, se trataban, se ayudaban, los hijos eran todos amigos y crecieron siendo amigos, donde el niño que tuviera un revolver en sus manos era porque lo había desenfundado de una funda plástica de vaquero, y el peor daño que podía ocasionar era el de emitir algún ruido, porque la mayoría exigía que el chico dijera bang!!!

    Lamento mucho todo lo sucedido con los hermanos Fadoul y con toda la gente que no ha podido terminar su misión en esta tierra por culpa de algún delincuente. Pienso que debemos hacer algo y pronto. No son soluciones el abandonar el país. Aunque enteiendo a aquellos que lo han hecho.

    No esperemos a que nos maten un hermano, un hijo, o algún otro ser querido para tomar acciones. La clase que gobierna o pretende gobernar nuestras vidas, debe tomar cartas en el asunto de la inseguridad, y nosotros también.

    La solución no es encerrarnos caad día más. Empezamos por encerrar nuestras casas, luego las calles de algunas urbanizaciones, luego serán las urbanizaciones completas que deberemos enrejar y por último las ciudades.

    No creo que sea tarea fácil, pero hay que hacerla por nuestro bien y el de los que nos siguen o seguirán en este mundo.

  3. como se nota que uds nunca han cogido calle!!! estas cosas pasan en Venezuela desde hace mas de 10 o 15 años, hasta hay peliculas que hablan de la inseguridad en el pais ( vease cangrejo 2-de la decada de los 80-, y la maxima «Soy un delincuente» – de los 60-) claro que es lamentable que esas cosas pasen… pero por favor dejen a esa pobre familia en PAZ ya bastante dolor deben estar pasando, para que uds hagan leña del arbol caido…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s