Couleurs différentes…

Couleurs

Yo vivo rodeada de amarillos, de naranjas, de ruido en las calles. A mucho orgullo grito al mundo que aquí el invierno es un perfecto desconocido y por Dios que un sonido latino me pone la sangre en ebullición.
Yo vengo de un país donde la gente se trata de “Mi amor, mi vida, mi cielo..”, nos entregamos, somos apasionados, ardorosos. Me involucro y te involucras… aunque sea por un fin de semana.

El, en cambio, conoce de grises, de tangos oxidados y de una nostalgia mezclada con desprendimiento. No entiende mi lírica, mi necesidad de romanticismo escrito, mis ganas de disfrutar de un sueño aunque la realidad sea aplastante. Se toma todo a pecho porque cree que puedo perder la cordura y saltar al vacío llevándole de la mano.

Le aterra mi emoción… y finalmente, ha logrado contagiarme. El amarillo del principio se ha vuelto ocre y ya no sé si tengamos realmente algún matiz en común. Dommage…

Qué fácil era relajarse y vivir un momento de fuego. Creo que lo analizamos tanto que la magia se perdió entre la materia gris. No. Lo que en realidad pienso es que mi exceso de efervescencia (herencia materna, no hay nada que hacer) envió un mensaje equivocado y terminó por ahuyentarlo.

Ante el espejo, me pregunto otra vez: ¿Es hora de que abandone mis amarillos y me vuelva más gris?
Automáticamente, como si no necesitara pensar nada, el reflejo me devuelve la respuesta única: Jamás

2 comentarios en “Couleurs différentes…

  1. Fàcilmente cambiarìa los tangos por la tarantella. Y no se trata de regiones, eso està explìcito; se trata de «soul». Y contra eso, no existe cura descubierta; antìdoto.

    Seguramente lo fàcil no te hubièse llamado la atenciòn. Y en la cabecera de la pista, el simple hecho de no tener la certeza de sus grìses te ha hecho cerrar los ojos y comenzar la carrera de despegue.

    Funcionò? ( Para la fecha en que suscribo estas lìneas probablemente sea periòdico de ayer ) ; en respuesta positiva o negativa, lo que sirviò es el endurecimiento de tus convicciones:

    Ya por lo menos sabes de sobra que, tus amarillos intensos no se negocian. Ni con tu corazòn, ni con tu materia grìs. Never.

    Y con eso, la tarde se podrà vestir de Gardel. Pero sabes que, ese vuelo no va màs.

    Para mayores letras, mi buena MARIALE lo ha sentenciado en una sola frase. Tu tambièn lo sabes.

    bACI!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s