Carta a la mujer D

Todavía recuerdo aquel día en que entraste vestida de blanco, con la sonrisa amplia, rebosante de alegría… jugándote la vida entera en una sola palabra: sí.

Hoy, que empacas tus cosas y ves por última vez una casa que estaba hecha para llenarse de amor, no logras explicarte qué fue lo que sucedió.
Guardas una foto feliz y no puedes evitar que se mojen tus pestañas, recordando el momento en que la felicidad no era una idea vaga sino un compartir de todos los días.
Buscas un por qué y no lo encuentras, no entiendes cómo un príncipe pudo convertirse en sapo y echar abajo tus ilusiones.

Maleta en mano, cierras la puerta con cuidado, pero aún así sientes que el sonido de la madera detrás de tí, parece rimar con la palabra “Final”.
De ahora en adelante serás una “mujer D”. Así, sólo con una letra, porque la palabra completa se te ahoga en la garganta, junto con el nudo de una tristeza que apenas comienza.

A ti, mujer D, quiero decirte que este no es el final. Quiero decirte que lo que parece un revés, es en realidad, un reto importantísimo; difícil pero importante.
A ti quiero decirte que, ahora más que nunca, le probarás al mundo de qué estás hecha, que nada ni nadie te detiene. Que si el cuento de hadas no resultó como lo esperabas, el buen Dios ya debe estar preparando otra historia feliz para ti.

Llora y descarga esa melancolía confusa que llevas dentro, pero al terminar, límpiate la cara, vístete, péinate y mírate al espejo, que allí se encuentra una de las mujeres más maravillosas que yo haya conocido.
Sonríe con seguridad y sal otra vez al ruedo… a la vida no le quedará otra opción que sonreírte de vuelta.

8 comentarios en “Carta a la mujer D

  1. Siempre he pensado que los cuentos de hadas, príncipes y princesas son muy lindos mientras los leemos y algunos puede que tengan un ‘final feliz’, pero porque así nos lo dicen, sin embargo, no nos consta… o es que acaso alguien sabe qué le pasa a la Bella Durmiente o a Blancanieves después que los príncipes se las llevan a sus castillos???

    Cada historia nos deja algo y una vez que llegan a su fin, debemos seguir adelante con la idea que ahora comienza otra con mejores versos, tal vez más compleja, tal vez no tanto, pero siempre con la convicción que es NUESTRA historia 😉

    (copy/paste de la PD de Emperador) :p

  2. Muy cierto lo que dices y solo quien ha vivido una experiencia como esa, la puede entender, cualquier ruptura acompañada de una decepcion, de un desengaño duel mucho y solo quien haya vivido eso lo puede entender. Para otros puede ser muy facil decir para adelante, asi es la vida, porque no saben lo que se siente.

    Yo que tuve una ruptura producto de una inmensa decepción, de un gran engaño, en el cual mi pareja me dejo con una gran cicatriz, entiendo lo que dices y me gustaron tus palabras

  3. Bueno puedo decir con toda propiedad que soy una mujer D, fue triste pero hoy solo me queda el recuerdo de lo hermoso que era antes ese principe que ahora es sapo. Lo que le dire al abogado antes de divorciarnos que el me debe mucho, (no me refiero a las cosas materiales) me tiene que pagar todo el dolor y cada lagrima que me hizo sufrir, y si eso se diera a la realidad me hiciera millonaria!!!!!!!! jajaja (sufri muchote)
    Ya hoy mis ojos se cansaron de esperar con la ilusion que regresara.
    Dios no pone carga mas pesada de la que podamos soportar, El sabe porque pasan las cosas.

  4. Como si no basta con tomar tan dura decisión, ahora la sociedad te etiqueta como la mujer «D”, y eso es un miedo por el que muchas (os) nunca quisieran pasar, a veces sin querer uno se aferrar al sufrimiento por miedo a aceptar que esa relación ya esta perdido, por miedo a la soledad, por miedo al dedo acusador de los demás, y entre tanto dolor y temores uno no se da cuenta que más allá de ese mundo de angustias, llantos y zozobra, existe un mundo lleno de risas y esperanzas. A lo mejor pasará un tiempo sola, a lo mejor por un tiempo confundida, pero se encontrará segura y clara de haber hecho lo correcto… EL tiempo de Dios es perfecto, y las experiencias desagradables y duras son por cruel que suene de las que mejores aprendemos… Todo pasa, y siempre terminamos riéndonos, quizás hasta de forma de irónica de lo pajua que fuimos por todo lo que lloramos y sufrimos… Todo pasa, en serio, todo pasa…
    Cariños

  5. Tengo una amiga casi de la infancia que esta divorciada, pero quisiera tener algo serio con ella, no se, pienso que se complica mucho armando una película que no ha pasado…, Uds sabrán,

    Creo que es mejor dejarlo asi, tranquilo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s